El arte de generar la alegría y felicidad

¿Cuánto hemos perdido?!

A veces me pregunto ¿por qué se nos hace tan difícil, hoy en día, la felicidad?

Es que acaso ¿no tenemos lo que necesitamos para ser felices?

Es quizás que, ¿no estamos en el lugar correcto para disfrutar de la vida?

O tal vez, simplemente, no hacemos lo que es oportuno para dejar entrar la dicha a nuestras vidas?

Mantenemos la idea de que la felicidad es un bien que puedo adquirir, comprar u obtener desde el exterior. Sin embargo, ya lo escuchamos demasiadas veces, la felicidad no es una posesión, sino un estado. Una manera de estar ante las circunstancias.

Aún en el más profundo dolor, podemos sentir que abrazando ese dolor el alma se sosiega, y se está siendo sostenid@ por la vida y por todo lo viviente. Permitirse sentir ese dolor o malestar, sin resistir a lo que se siente, y acompañarse compasivamente en ese senti. Esa actitud compasiva hacia un@ mism@ puede nutrir y ayudar a sanar angustias y miedos y, por supuesto, nos pone en actitud comprensiva y compasiva del sentir de los demás.

Aún en los momentos de desasosiego y dolor, la compasión hacia un@ mism@ y hacia lo que acontece, traerá paz… Al decir de Thich Naht Hanh; «la persona que no tiene paz y calma no puede ser una persona feliz». Esa paz en medio del sufrimiento es la antesala de la capacidad de apreciar y disfrutar de los momentos de alegría y distensión, donde la verdadera felicidad se hace posible.

Volver sobre nosotros

Es importante aprender a volver a los estados naturales y más desprovistos de deseo de lo que no tengo, comenzando a reconocer y apreciar todo cuanto en la vida ya poseo.

Desde la salud y los afectos que nos rodean, pasando por las oportunidades de estudio y trabajo, rescatando los elementos materiales que hacen confortable la vida, por más rústicos y básicos que estos fueran… recobrando el sentido de lo ya presente con valoración y aprecio de todo cuanto le aportan a nuestras vidas.

Volver sobre nosotros mismos dándonos cuenta de que es tan poco lo que necesitamos para estar felices. A veces el sólo reconocimiento de todo lo que ya poseo en lo material, mental, emocional y relacional, es suficiente para experimentar un profundo gozo y gratitud.

Practica la alegría y la felicidad

El arte de generar la alegría y felicidad es por lo tanto posible y solo requiere de práctica decidida.

Cada vez que lo desees practica respirar profundo, conectar con tu respiración en conciencia y atención total y fijate en todo lo que te aporta bienestar a tu vida, desde lo material hasta lo más sutil: puede ser incluso el canto del pájaro que oyes por las mañanas, el agua con que refrescas tu cara al llegar a casa, el alimento que compartes, etc. etc. etc..

Verás que despiertas en tu cuerpo sensaciones de bienestar intenso, despejas tu mente y comienzas a experimentar una profunda alegría…

Practica que yo invito

Marcela

Deja de sufrir
Si estas sufriendo, ¡deja de hacerlo! Y observa ¿qué está haciendo tu mente para generar este sufrimiento? ¿A qué pensamiento te aferras? Esa es la raíz de tu dolor... deja de pensar en ello!
Transformación
El cambio imposible de hacer es el que nunca hemos intentado
Canto del Alma
"Haz silencio a tu alrededor si quieres oir cantar tu alma" A. Graf
Ser Feliz
Ser feliz no es un derecho solamente, es de muchas maneras una obligación, contraída con la vida...J. Bucay
Responsabilidad
Yo soy dueño de mi propio mundo y responsable ciento por ciento de todas mis experiencia