Llegó a mi esta pregunta esta mañana y de pronto la dejé entrar.

Pero no sólo entró a mis oídos y mi cabeza, empezó como a atravesarme el cuerpo, y la duda me atrapó.

Pensé en todo aquello que deseo, en todo lo que pregono que quiero cambiar, en cuanto objetivo me he marcado en la agenda y en todo lo que pienso qué voy a hacer – algún día, en algún lugar, con alguna/s persona/s- y sentí que mi cuerpo se encogía y me atrapó la duda y el temor…

Duda y temor… ¿cuánto he creado mi vida con la duda y el temor?

Me las ingenié para no crear nada de lo que digo que deseo usando esas dos trampas de la mente.

Entonces, todo lo que digo que quiero crear en mi vida… es eso verdadero? o solo es un cuento que me cuento y sigo dilatando las posibilidades de hacer algo distinto conmigo y con mi vida?

Qué tal que no tenemos que dejarnos para después, ni dejar la vida que deseamos para cuando algo diferente esté pasando? Que tal si empezamos ya desde ahora a hacer lo que se requiere para llegar a esa vida que soñamos y somos desde ahora ese yo que tenes ganas de ser?

No nos dejemos para después! Ahora es el momento de salir de la duda y del temor y hacer todo lo que dijimos que un día haríamos…

Qué este inicio sea la actualización de todas las posibilidades que tenemos disponibles para nosotros y que son muchas más de las que podemos imaginar.

Recibir el año, recibir la vida, recibirnos a nosotros es más que aceptar lo que sucede… es mirar y mirarnos, permitir que lo que es sea y crear desde allí lo que deseamos…

Venite conmigo a experimentar eso…

Recibir y Recibirte

Te espero en la clase…

Marcela

¿Te gustó este artículo?

Últimos Artículos

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Sígueme en las Redes

Pin It on Pinterest

Share This
Ir arriba