Plena presencia

Lo extraño es que meditamos todo el tiempo ¡¡¡y sin darnos cuenta de ello!!. Absortos en un atardecer contemplando la belleza del cielo entre dorado y rojizo… Sumergidos en la risa de nuestro pequeño hijo, como si sus dientes fueran perlas destellantes que se encadenan en el aire, suspendidas dentro de su boca que mana carcajadas. Asombrados con el aroma de tierra húmeda que trae la mañana cuando el rocío ha regado amable el jardín durante la noche.

Meditamos todo el tiempo ¡¡¡Y sin darnos cuenta de ello!!! Cuando cavilamos en nuestros pensamientos recordando el pasado y las mil formas que hubiera tomado si tan solo le hubiera contestado de otra manera… O simplemente mientras soñamos nuestros futuros posibles enredados en las sábanas antes de levantarnos de la cama.

Meditamos todo el tiempo ¡¡¡Y sin darnos cuenta!!!

Ya es hora que pongamos atención y observemos dónde está nuestra mente mientras nuestra vida está pasando.

Es el momento para que detengamos el hacer automatizado y nos centremos en aquello que estamos haciendo con el asombro de la primera vez, ya que así es. Éste es el preciso y precioso instante en que estoy haciendo esto y nunca antes tuve este instante de esta manera!!!

Si vamos a extasiarnos que sea con plena conciencia de nuestro absorto… Si vamos a pensar que sea en el instante presente en que estoy viviendo la vida… Si vamos a Vivir que sea dándonos cuenta de la vida que nos atraviesa ahora.

Fuente de inspiración

«Andar por el mero placer de andar, libremente y con seguridad en sí mismo, sin apresurarse. Estamos presentes en cada paso que damos. Si deseamos hablar, pararemos de andar y concentraremos toda nuestra atención en la persona que tenemos enfrente, en el hecho de hablar y de escuchar… Parémonos, miremos a nuestro alrededor y fijémonos en lo bella que es la vida: en los árboles, en las nubes blancas y en la infinidad del cielo. Escuche a los pájaros y saboree la levedad de la brisa. Caminemos como seres libres y sintamos cómo nuestros pasos van siendo más ligeros conforme vamos andando. Apreciemos cada paso que demos.» Thich Nhat Hanh

¡Qué tengas un día de plena presencia!

Marcela

Deja de sufrir
Si estas sufriendo, ¡deja de hacerlo! Y observa ¿qué está haciendo tu mente para generar este sufrimiento? ¿A qué pensamiento te aferras? Esa es la raíz de tu dolor... deja de pensar en ello!
Transformación
El cambio imposible de hacer es el que nunca hemos intentado
Canto del Alma
"Haz silencio a tu alrededor si quieres oir cantar tu alma" A. Graf
Ser Feliz
Ser feliz no es un derecho solamente, es de muchas maneras una obligación, contraída con la vida...J. Bucay
Responsabilidad
Yo soy dueño de mi propio mundo y responsable ciento por ciento de todas mis experiencia
Previous
Next